Lima se convertirá en la capital mundial del Teatro

Resultado de imagen de teatro en Perú

 Lima, ago. 26. Un total de 16 Escuelas de Teatro de 14 países se reunirán en Lima convirtiendo a esta ciudad en la capital del teatro a nivel mundial.
En efecto, once obras teatrales se presentarán del 29 de agosto al 5 de setiembre en el Festival Internacional de Escuelas de Teatro y Expertos GATS.
Se apreciarán puestas en escena de las principales universidades, institutos y escuelas de Argentina, Brasil, Chile, Estados Unidos, México y Perú.
Ello en el marco de la celebración del 70 aniversario de la Escuela Nacional Superior de Arte Dramático (Ensad).
También se informó que escuelas de tres continentes: Europa, Asia y América, se darán cita en este encuentro, que impulsará la creación, en la Ensad, de la Cátedra Unesco: “competencias del actor para el diálogo intercultural”; y un mecanismo de participación activa de profesores y estudiantes en el intercambio internacional.

El Perú es grande por su extensión, historia y cultura.



Gonzalo Zegarra

Se acaba de inaugurar el nuevo gobierno con gran expectativa y enormes retos: el Perú ha crecido ya casi todo lo que podía con un Estado tan disfuncional. Mientras reinen la informalidad (¡70% de la PEA!) y la inseguridad, cualesquiera emprendimientos empresariales y sociales serán difíciles de escalar, no se generarán eficiencias y la productividad no mejorará. 
Pero las reformas que posibilitarían cambiar lo anterior exigen acuerdos políticos, y estos requieren una visión compartida entre los peruanos que hoy parece harto improbable, en parte –pero no únicamente– por la división Ejecutivo-Congreso que ha resultado de la última elección. ¿Por qué nos resulta tan difícil unirnos para construir el largo plazo?
El Perú es grande por su extensión, historia y cultura. Pero todas ellas, sumadas a su difícil geografía, lo hacen diverso y complejo. Los países así son como las personas bendecidas con la genialidad: usualmente conflictuadas, suelen hundirse y perderse en sus contradicciones. Pero cuando florecen son inigualablemente exitosas. 
Un país grande se tiene que forjar a partir de dos pilares aparentemente contradictorios: la igualdad y la diferencia. Un país chico y homogéneo se puede manejar con uniformidad para alcanzar eficiencia, pero difícilmente será grandioso. Uno grande tiene que conjugar la igualdad –lo que tenemos en común en sentimiento y aspiración– con las diferencias que surgen de una compleja diversidad. La política, desde su origen, existe para evitar que la diferencia desemboque en violencia, y se logre más bien que los distintos colaboren entre sí. 
Según el profesor israelí Yuval Noah Harari, el éxito del ser humano como especie se debe a la conjunción única de dos capacidades: la vocación colaborativa a gran escala y la flexibilidad de esa colaboración (hormigas y abejas colaboran sin salir de su libreto biológico). Los peruanos somos flexiblemente colaborativos a pequeña y tal vez a mediana escala: a nivel familiar y comunal. Pero no (todavía lo suficiente) en el ámbito nacional.
Ahora imaginemos lo que lograríamos si lo fuéramos. Un estudio del Instituto Integración encontró que la ética del trabajo de los peruanos es fortísima y, sin embargo, ello no se traduce en productividad. Y no solo por deficiencias educativas; también por la energía desperdiciada en envidias, conflictividad etc. La colaboración a nivel país redundaría en economías de escala y de alcance que, sumadas a nuestra proverbial ética laboral, podrían llevarnos a dar el gran salto.
Esa gran colaboración requiere que lo que nos une sea más fuerte que lo que nos separa. El ‘boom’ gastronómico nos ha permitido ver que el Perú puede ser un líder a nivel mundial y ha afianzado así nuestro orgullo, autoestima e identidad. Pero no basta con un buen cebiche para aplacar lo que el sociólogo Gonzalo Portocarrero ha llamado “la urgencia por decir nosotros”. Nos toca fortalecer muchos más valores y vínculos que nos cohesionen. 
Para el botánico David Bellamy, si hubiera que salvar un solo país del mundo para preservar la biodiversidad del planeta, ese sería el Perú. Pues bien, la misma exuberancia existe en el plano cultural, que es creación humana. No en vano se considera a nuestro territorio como una de las cunas de la civilización. Y además en él confluyeron después “todas las sangres”. En el Perú de hoy coexisten, pues, (casi) todos los climas, (casi) todas las especies y (casi) todas las culturas que se necesitan para refundar el mundo. Ese es nuestro mayor activo y potencial. 
La historiadora económica Deirdre McClosky sostiene que el “gran enriquecimiento” de las sociedades desarrolladas se produjo no por la acumulación de capital, sino de conocimiento generado por la masiva creatividad de la gente común gracias a los valores liberal-democráticos. Una mayor diversidad cultural produce más conocimiento y creatividad, y a la larga más riqueza.  
Pero la diversidad genera también discrepancias y por eso tenemos que gestionar un disenso encaminado a la convivencia. No podemos seguir intentando anular o deslegitimar a quienes piensan distinto. No puede haber debate constructivo mientras se descarte cualquier propuesta de la izquierda equiparándola con el terrorismo; ni mientras se pretenda impedir a priori que el fujimorismo alcance a ser gobierno algún día (tal vez cuando resulte convincente su respeto por la verdad y la legalidad, que es lo que, en mi opinión, le costó la última elección). Tampoco mientras se relativice como un mero “daño colateral” que no merece ser subsanado el sacrificio de inocentes a manos de ambos bandos durante la lucha antiterrorista. Y tampoco mientras la política oficial no provea los mecanismos de representación efectiva para evitar la conflictividad violenta en el campo y en las calles. 
Es hora de sacar lo mejor de nosotros. Recordemos que, a pesar de todo, el personaje más admirado por los peruanos es Miguel Grau, la personificación de los más excelsos valores cívicos, personales y humanitarios.
Gatillar este cambio precisamente ahora, cuando se acerca el bicentenario de nuestra independencia, es importante porque así coincidirá con el bono demográfico, que es la estructura poblacional que permite a un país generar más riqueza al presentar mayor porcentaje de gente productiva (este acabará hacia el 2047). Ojalá que cuando mis hijos sean adultos lo peruano sea nuevamente sinónimo de grandeza, no solo por el bienestar material sino también por el desarrollo cultural y social. Después de todo, no solo se trata de ser un país más rico, sino también un mejor lugar para vivir.

Valeria Piazza, la Miss Perú 2016

La modelo Valeria Piazza fue coronada como Miss Perú Universo 2016. La ceremonia se realizó en Pachacámac. Las otras finalistas fueron Priscilla Howard y Danea Panta. (Foto: Difusión/ América TV)





Valeria Piazza es la nueva Miss Perú Universo. La candidada fue elegida tras pasar una serie de pruebas que incluyeron retos para evaluarlo en pasarela, sus habilidades comunicativas y sus aspiraciones personales.
Con 26 años de edad, Valeria Piazza ha desfilado en diversas pasarelas internacionales. Precisamente gracias a ello fue llamada para un cásting para ser parte del filme que harán de la serie "Baywatch". 
El Miss Perú Universo se realizó anoche en Pachacámac. La gran sorpresa fue la invitada internacional, Pia Alonso, la mujer más bella del mundo.
Las tres finalistas fueron Piazza, Danea Panta y Priscila Howard.

Regresa una nueva edición de la XII Trobada de Pobles



El Recinto Ferial de Eivissa acoge durante todo este próximo sábado 2 de abril una nueva edición de la Trobada de Pobles que organiza de forma anual el Consell de Eivissa.
Abrirá sus puertas a las 11.00 horas con una exhibición de ball pagès a cargo de Sa Colla de Sa Bodega, y después, se podrá disfrutar de sus distintas actividades hasta las 20.30 horas, momento en el que se hará entrega de distintos obsequios a todos los que han participado en la feria.
Además, a partir de las 11.30 horas comenzarán las actuaciones musicales a cargo de las asociaciones participantes. Unas representaciones que también tendrán lugar por la tarde, en esta ocasión de 15.00 a 19.00 horas. Junto a ello, y como viene siendo habitual, se han organizado degustaciones gratuitas de gastronomía de todo el mundo, de 13.00 a 15.00 horas, y finalmente, a las 19.00 horas, se entregarán los premios de la degustación culinaria y se podrá disfrutar de una chocolatada que se ofrecerá al precio popular de un euro.
Tampoco faltarán las animaciones infantiles a base de juegos que fomentarán la inclusión, la igualdad y la integración de personas con necesidades especiales.


Las entidades participantes son Casa de Cantabria, Casa Extremeña de Ibiza y Formentera, Casa Cultural Andaluza de las Pitiusas, Asociación Filipina de Ibiza y Formentera, Asociación Tahití-Ibiza, Filipino Association of San Antonio, Asociación de Residentes Senegalesas de Ibiza y Formentera, Asociación Cultural Assalam de Mujeres Marroquíes, Asociación Marroquí del Mediterráneo, Asociación Ecuatorianos de Ibiza y Formentera, Asociación Casa de Perú en las Pitiusas, Asociación Bolivianos en Ibiza y Formentera, Asociación Dominicanos Unidos de Ibiza y Formentera, Asociación Raíces Eslavas, Asociación Mujeres Progresistas y Asociación Maqad.

Vargas Llosa, el periodismo amarillista y los pilares temáticos de toda su obra en ‘Cinco esquinas’

Madrid 
“¿Había despertado o seguía soñando?”. Lo cierto es que a las 12 y 11 minutos del 1 de marzo de 2016 Mario Vargas Llosa empezó el primer día de su gran año. A esa hora el Nobel peruano entró en Casa América, de Madrid, por la puerta de Cibeles, para asistir a la presentación de su nueva novela, Cinco esquinas(Alfaguara). Era la apertura de una temporada de actos, homenajes y efemérides que lo llevarán por medio mundo. Y cuando verá cumplido el día más feliz de su vida como escritor, “Más que cuando recibí la llamada del Nobel”, con la edición de su obra en la colección La Pléiade, de la editorial Gallimard.
La novela es la confluencia de cinco de los pilares de la vida literaria de Vargas Llosa: el análisis del periodismo, el Perú, el poder, la hipocresía y el erotismo. La cara A y la cara B de cada uno de esos temas con el hilo conductor de una historia de pasiones subterráneas que, como el agua, acaba por encontrar una salida. En el centro y alrededor de todo, la Libertad. 314 páginas de reflexión sobre los diferentes niveles de libertad, secuestros y autosecuestros y prejuicios tanto en las instituciones como en las personas.
Tras un enjambre de clics y flases de medio centenar de periodistas y fotógrafos a Vargas Llosa le preguntaron en la rueda de prensa de todo. Incluso sobre su relación sentimental con Isabel Preysler. En Casa América había más periodistas que de costumbre, en especial del corazón. Él, que ha escrito sobre todas las áreas del periodismo, menos sobre la vida social ahora es protagonista de esas páginas. Él, que escribió el ensayo La civilización del espectáculo.
Sobre su presencia en revistas como Hola confesó: “A mí no me gusta estar ahí. Aparezco por razones personales. ¿Qué tendría qué hacer para no aparecer? Si me da la receta la asumo. Es muy incómodo tener a fotógrafos en tu casa, te coartan la libertad. Ya no puedo hacer las cosas cotidianas que hacía como salir a caminar o ir al cine. Me siguen. ¿Para qué? No sé... toman y toman fotos”, se quejó.
El fenómeno de Hola es interesante y triste a la vez, reconoció Vargas Llosa. “Los periódicos descienden en sus tiradas mientras Hola, solo en España, imprime un millón de ejemplares, sin contar otros países”, lamentó. “Hay millones de personas que siguen ese tipo de material. Es un problema cultural serio de este tiempo. Hay que afrontarlo de manera más creativa y no con bromas con gente que es una víctima”.




NÚMEROS PARA UN AÑO


80, 70, 65, 60, 18, 2 y 5 son los números que resumen el 2016 vargasllosiano: cumplirá 80 años el 28 de marzo; hace 70 conoció a su padre en Piura y llegó a Lima, dos hechos que decidieron su destino personal y literario; hace 65, cuando salió de la Escuela Militar Leoncio Prado, en Callao, tuvo clara su vocación de escritor; hace 60 publicó su primer texto literario, El abuelo, en el periódico La Crónica. Desde entonces ha escrito 18 novelas. Cinco es una de las dos palabras de su último título, que condensa lo que siempre ha querido contar. A finales de mes, entrará en el olimpo de La Pléiade, la colección de Gallimard que reúne el canon literario universal, con la publicación de dos volúmenes que incluyen ocho de sus principales obras. Y dos es también el número de la edición de la Bienal de Novela que lleva su nombre, que se celebra en abril en Lima.
Cinco esquinas llega mañana a las librerías con una tirada inicial de 200.000 ejemplares. Alfaguara ha aprovechado para reeditar ocho de los libros de Vargas Llosa con portadas de artistas contemporáneos.

“¿Había despertado o seguía soñando?” no es solo lo que está viviendo Vargas Llosa. Es la pregunta inaugural de Cinco esquinas con una historia de erotismo entre dos mujeres casadas que se convierte en un thrillery luego en un mosaico del poder y la sociedad peruana; mientras ausculta deseos escondidos de la gente.
El resultado es un fresco de los últimos meses del Perú bajo el primer mandato de Alberto Fujimori y su hombre de confianza Vladimiro Montesinos, a mediados de los noventa. Un país emboscado por el terrorismo de Sendero Luminoso, la corrupción y el resquebrajamiento de la democracia.Cinco esquinas, en realidad, es el nombre de uno de los barrios emblemáticos de Lima que representa ese desmoronamiento.
Todo empieza, la concepción del libro y la novela misma, con la imagen de dos amigas que de repente comparten un episodio erótico para el que no estaban preparadas. “Una de las transpiraciones normales de aquella época era el incentivo sexual, el sexo aparecía como libertad y goce en vista de que el resto de la vida había acabado con él”, explica quien escribió Pantaleón y las visitadoras.Tras aquel episodio pasional, el marido de una de esas dos mujeres es chantajeado por otro asunto por un periodista de una revista amarillista. Es cuando la historia se adentra en el pulso de la realidad política, social y periodística de aquel Perú. “Fujimori utilizó la prensa como arma para eliminar a sus enemigos. Los poderes han querido, siempre, tener al periodismo de su parte. En la democracia hay una diversidad que permite cotejar la información y buscar la verdad. Esa es su superioridad”, afirma quien novelara la vida del dictador dominicado Rafael Leónidas Trujillo en La fiesta del Chivo.
“El peligro viene desde dentro del periodismo empujado por una necesidad de un público cada vez más interesado en el entretenimiento que en la información. Se acabó esa frontera. El amarillismo y el entretenimiento han pasado a ser los valores dominantes. Y el periodismo es víctima de eso. Es uno de los grandes problemas de nuestro tiempo”, se lamentó el autor de Conversación en La Catedral. Pero Vargas Llosa quiere mucho al periodismo. Lo empezó a ejercer desde jovencito. Sin él no se entienden muchos de sus libros.
La responsabilidad de los periodistas en esta vorágine de sensacionalismo y seducción de audiencias en la Red está, según el Nobel peruano, en “la de no mentir defendiendo la verdad, a veces relativa, pero profesional. A veces la realidad es confusa. Siempre hay una manera de ser honestos”. Eso no excluye, según Vargas Llosa, el entretenimiento. Pero aclaró que no se puede pretender que la cultura llegue por igual a todo el mundo: “Es imposible que la cultura no sea elitista y eso no está reñido ni con la verdad ni con la democracia. Aceptar la existencia de la élite es indispensable, no antidemocrático. La cultura no puede llegar a todos por igual, aunque todos tengan acceso a ella, porque se abarata, se banaliza”.Sobre Donald Trump dijo que era “un peligro” y se alegró de que América Latina esté dejando atrás los populismos.Cinco esquinas está poblada de miedos. Miedo a morir, miedo a sentir, miedo a vivir los sentimientos y deseos sinceros, miedo al qué dirán. Pasada la una de la tarde, Vargas Llosa cerró su encuentro con sus colegas: “Barthes tenía razón. Los escritores siempre escribimos sobre un mismo tema y sus variaciones. La historia de los escritores es la historia de un solo tema”.

Perú atrae atención de Netflix en documental sobre cocina

El Comercio- Lima Perú 
 "Cooked", un documental estrenado el fin de semana por Netflix, aborda en cuatro capítulos la necesidad de recuperar el gusto por cocinar uno mismo. Cada episodio de la serie examina el fuego, el agua, el aire y la tierra en el uso de la cocina. En este último episodio, la selva del Perú tuvo una participación especial.
“La yuca es un producto que se desarrolla en la tierra y se utiliza entre otras cosas para producir el masato, que es una bebida tradicional de la región“, explica en el documental de Netflix el agricultor Pedro Chapiana, de la localidad de Chazuta, ubicada en la provincia de San Martín, en plena selva del Perú.
El masato de yuca, es una bebida alcohólica que se elabora mediante el proceso de fermentación (también se elabora a base de arroz y maíz). En la serie documental destacan la importancia de la yuca en la producción de esta bebida, así como en la aceleración del proceso de fermentación, para lo cual los agricultores mastican la yuca antes de ponerla a hervir.
“Nuestra saliva contiene una enzima llamada amilasa que convierte el almidón en azúcar”, indica el investigador estadounidense y autor del documental de Netflix, Michael Pollan (61). La agricultora Mónica Panaijo explica por su parte que si la yuca no se mastica “el masato no madura bien”. Se trata de una actividad tradicional que se practica desde hace mucho tiempo en la selva.
En busca del cacao
El origen del chocolate, hecho a base del cacao, también fue exhibido en la serie de Netflix. “El chocolate forma parte de nuestra cultura y pensamos en él como si fuera un caramelo occidental, sin embargo es producto de un grano podrido proveniente del Amazonas”, indica Pollan al referirse al cacao, otro producto emblemático de nuestra selva.
“Si tomamos un fruto de cacao y lo abrimos encontraremos adentro unas semillas grandes rodeadas de una especie de gelatina blanca, viscosa y asquerosa que para nada sabe a chocolate. Los granos en sí son demasiado amargos, pero si los tomamos y los dejamos fermentar, ocurrirá un milagro, una transformación maravillosa”, precisa el autor.
Para mostrar la producción del cacao y la producción del chocolate, los investigadores de Netflix visitaron la planta de Allima Cacao, una asociación de agricultores cacaoteros de las provincias de San Martín y Lamas. El gerente de la planta, Carlos Angulo, mostró la forma en que estas semillas pasan por una serie de procesos que conllevan a cacao a convertirse en chocolate.
Una vitrina enorme
Michael Pollan es profesor de periodismo en la Universidad de Berkeley y autor de bestsellers como "Cocinar: Una historia natural de la transformación" o "El detective en el supermercado". La revista "Time" lo eligió el 2010 entre las 100 personas más influyentes del mundo.
El documental “Cooked” fue estrenado en la Berlinale, uno de los festivales de cine más importantes del mundo, el 2015 y desde el pasado fin de semana está disponible en Netflix.
La producción del masato, así como la maravillosa transformación del cacao en la selva del Perú, pueden ser vistas por al menos 75 millones de personas, el número actual de suscriptores con los que cuenta este popular servicio de streaming. Se trata de una vitrina excepcional para las tradiciones que se conservan en la selva y para la producción de chocolate, un maravilloso producto hecho a base de cacao.

Las fiestas de Santa Gertrudis se abren a la cocina del mundo

Este fin de semana empiezan los platos fuertes las fiestas de Santa Gertrudis que, este año, tendrán como principal novedad una muestra de matanzas y amasada de sobrasada en calle para acercar a las nuevas generaciones una de las actividades más típicas y tradicionales de la isla. Esta amasada tendrá lugar el próximo día 15 entre las 10 y las 14 horas.
Asociación casa de Perú (foto: Perú)
Pero ya ayer entre las 18 horas y la medianoche se celebró una Jornada Gastronómica Intercultural en que participaron las entidades: Asociación de Argentinos, Casa Extremeña de Ibiza y Formentera, Asociación de Rumanos, Asociación Casa del Perú, Asociación de Paraguayos y Asociación de Filipinos. Además, por la noche estaban previstos dos conciertos tributo en la carpa, primero a Red Hot Chili Peppers, a cargo de los ibicencos Californication y, a continuación, a U2.
                                                          Asociación Paraguay (Foto:Perú)

                                                            Asociación de Rumanos (Foto:Perú)

JORNADA GASTRONÓMICA INTERCULTURAL 2015





Participació Ciutadana Santa Eulària
 Diferentes asociaciones y casas regionales van a preparar los platos estrella de sus países y regiones. Podrás encontrar desde platos de latinoamérica (Chipas paraguayas, Ceviche peruano o asado argentino), un poquito de asia (rollitos filipinos,....), de rumania (sarmale, mici) y hasta pinchos de cerdo extremeño. Y a las 21 Concierto tributo a Red Hot Chili Peppers y a las 23 Concierto tributo a U2. Una noche redonda!!

Mistura: conoce el poderoso Viagra marino

En la calle de Los de Fusiones encontrarás esta delicia del mar con un toque de sazón de Piura


 Dayana, Eduardo y Jesús Carpio son tres de los nueve hijos de                                                     Euardo Hilario Carpio Romero, fundador de “el Norteño” e inventor de                                               un singular plato que promete elevar el espíritu: el poderoso Viagra                                                   marino. Los tres representan a su padre en Misturay muestran                                                         orgullosos una invención culinaria      que les ha dado grandes                                                    satisfacciones para el negocio familiar.
Dayana cuenta que su padre creó esta especie de leche de tigre repotenciada una semana antes de participar por primera vez enMistura, en el año 2012. La preparación es, en sus palabras, “un concentrado de frutos exóticos marinos: conchas de abanico, erizo, cangrejo y más. Viene con trozos de pescado, zarandaja, mote, langostinos, chifles como tiene que ser en un plato norteño, cebolla, culantro y un puntito de pisco para que el comensal ‘entre en calor’”.
Como era de imaginarse, en el 2012 el plato fue un rotundo éxito. “Todo el mundo nos pedía ‘Viagra’, todos los que querían leche de tigre terminaban viniendo por su Viagra marino”, afirma Dayana. Gracias a esta primera experiencia, comenzaron a llevar el plato a otras ferias. Y por supuesto, es su plato bandera en Mistura.
A tener en cuenta: Dayana menciona que el público de este plato, lejos de lo que podría suponerse, no está conformado exclusiva ni mayoritariamente por hombres. “Hasta los niños los disfrutan, si tiene trocitos de pescado que les encantan. A las mujeres también les gusta por el saborcito picante”, señala la joven empresaria.
Para quienes no tengan tiempo de encontrarlos en Mistura (donde están en la calle de Los de Fusiones), Lalo el Norteño cuenta con tres locales: uno en San Juan de Miraflores, a la espalda de la discoteca Kapital Sur, en Villa María del Triunfo, al frente de la Municipalidad, y en Lince, en la calle Ignacio Merino. El primer local, de San Juan de Miraflores, ya tiene dos décadas abierto, mientras que el más nuevo (el de Lince) acaba de cumplir cinco meses. “Queremos abrir más locales, en todo tipo de distritos”, se entusiasma Dayana. “A futuro, queremos ser reconocidos internacionalmente para dejar en alto el nombre del Perú”, termina, con una amplia sonrisa. Y extiende un poco de su brebaje mágico para demostrarnos que así será.
Diario El Comercio (Perú)

Día del Ceviche: los secretos de cinco expertos

Por el Día del ceviche, reunimos las recomendaciones de los expertos para preparar y disfrutar nuestro plato bandera.

Día del Cebiche: los secretos de cinco expertos
Pescado, limón, cebolla, ají limo y sal: la receta de la felicidad. (Foto: Archivo El Comercio)

Tal vez sea por la combinación de sabores, el balance entre la carne fresca del pescado, la acidez del limón, el punto perfecto de picante y las notas dulces del camote, lo que hace que nos guste tanto comer un ceviche bien preparado. Por eso, ya que el domingo 28 se celebra su día, recogimos los tips de cinco de los mejores expertos, para que la próxima vez que te aventures a elaborar un ceviche lo hagas como mandan los que saben.
Encuentra recetas tradicionales y variaciones del incomparable ceviche en Menú Perú.
1. Lo esencial para Cucho La Rosa
Entre los expertos, llegó don Cucho La Rosa, gran cocinero criollo, para recordarnos que casi siempre la perfección se esconde bajo lo más simple. En “La cocina de las cevicherías”, Cucho recuerda que un secreto para preparar un buen ceviche de lenguado es frotar toda la superficie del bol, donde va a colocar el pescado, con una rodaja de ají limo que realce su sabor. Además, Cucho recomienda como clave añadirle cubos de hielo al bol y revolver el pescado con la preparación durante unos segundos antes de servir. Tip importante para darle frescura al plato.
2. La fórmula de Ronald Abad
Denominado el mejor cevichero de carretilla, se ganó este título a punta de experiencia y trabajo duro. Ahora tiene una barra en Lince dedicada exclusivamente a la preparación de un ceviche con sabor excepcional. Como todo maestro cevichero, Ronald tiene su propia fórmula: además de los cinco ingredientes tradicionales, utiliza pimienta negra, rocoto y culantro. Y su toque especial se lo da con caldo de cabeza de pescado, que combina con un poco de leche evaporada.
3. La sencillez para Javier Wong
Para Wong, todo depende de la frescura del lenguado y de los cortes limpios que realiza con destreza, “siempre con respeto por el animal”. Por lo demás, si hay algo que valora excepcionalmente, es la calidad y la pureza de sus ingredientes: limones de Chulucanas y cebollas rojas de las campiñas de Arequipa. Además, como parte de su sazón secreta, mezcla un poco de pimienta molle triturada con pimienta negra, para darle un toque de aroma y sabor al plato.
4. La precisión de Javier Ampuero
Docente de Le Cordon Bleu y reconocida figura de la televisión, además de hábil en su cocina, Javier Ampuero es, por sobre todo, carismático dentro y fuera de ella. Con precisión, nos instruye con tres tips esenciales para siempre tener en cuenta al preparar el mejor ceviche: 1) exprimir los limones al instante de preparar el ceviche y solo tres cuartos del total, suavemente para no sacar los aceites que amargan el jugo. 2) El ceviche debe llevar mucha salpara equilibrar el ácido del limón. 3) La cebolla cuando se corta debe lavarse bien y conservarse en agua en la refrigeradora para mantenerla crocante.
5. El matrimonio perfecto, para Soledad Marroquín
Si de licores y maridajes se trata, Soledad es una autoridad en el tema. Infaltable en la mesa a la hora de disfrutar una buena comida, soledad nos recomienda dos opciones de bebida por cuatro variaciones de ceviche que puedes disfrutar:
Ceviche tradicional de pescado blanco
  • Cerveza de trigo Cusqueña, un maridaje clásico pero con algo más de cuerpo gracias al trigo.
  • Chilcano de pisco quebranta Demonio de los Andes, apenas con una rodaja de limón y sin jarabe de goma ni amargo de angostura. Así se expresa mejor el pisco.
Ceviche de conchas negras.

Punto de encuentro intercultural Trobada de Pobles 2015




Ayer por la noche se inauguró en el Recinto Ferial de Eivissa una nueva edición de la Trobada de Pobles con la presencia de distintas autoridades de la isla y los principales representantes de las 25 asociaciones y casas regionales que participan este año.
y como cada año ha participado la Asociación Casa de Perú.


Baile tradicional ofrecido por el grupo Vahime Motu, de la Asociación de Polinesia. Foto: DANI MANAU

Diario de Ibiza 08-03-2015

El Pisco peruano gana Medalla de Bruselas Bélgica

El pisco peruano tabernero de Chincha,  ganó la gran medalla de oro en el concurso mundial de Bruselas(Bélgica), un pisco peruano se posiciona por encima del whisky, Tequila, Brandy, Vodka, Vino, Ron y otros 30  del mundo.

Mario Vargas Llosa, se representará este otoño en el Teatro Español de Madrid

Vargas Llosa vuelve a subirse al escenario en el Teatro Español
"El loco de los balcones", tercera obra dramática del nobel Mario Vargas Llosa, se representará este otoño en el Teatro Español de Madrid. La apuesta de este centro escénico, el más antiguo del mundo, por la obra dramática del escritor peruano y español, sigue así tras las dos anteriores, como parte esencial de la programación dramática de los espacios municipales. Un «Ricardo III» protagonizado por Juan Diego será también uno de los platos fuertes de este otoño.
La programación presentada ayer es la última que organiza Natalio Grueso como director de artes escénicas del Ayuntamiento madrileño.José Sacristán como protagonista de la obra de Vargas Llosa, o el «debut» de Amparo Baró en el Español con una producción deGerardo Vera son parte de una oferta de altísima calidad.
El concejal de Las Artes, Pedro Corral, destacó el «milagro que supone que en Madrid «se tenga a un premio nobel que sube a un escenario. Lo hará para representar personalmente un papel en su cuarta producción escénica en esta sala, «Los cuentos de la peste», y de nuevo de la mano de Aitana Sánchez Gijón.
Monólogos de Lolita Flores en La plaza del diamante», «Los justos» de Camus en las Naves del Español, o Calígula, también en la versión de Camus, en el Fernán Gómez son sólo algunas de las obras que se pueden citar, de un extraordinario cartel donde destacar nombres resulta casi imposible.
Durante la presentación de este avance de programación, estuvo presente la alcaldesa madrileña Ana Botella, algo que fue muy aplaudido por Vargas Llosa por considerar que «dice mucho de ti y de Madrid». Juan Diego, genio y figura, no quiso desaprovechar la ocasión y le pidió a la alcaldesa: «No se olvide de los actores ni del teatro».

PIENSA VERDE en San Borja

La feria Piensa Verde es una de las actividades programadas por la municipalidad de San Borja durante la COP 20. Estará abierta hasta mañana en el cruce de Aviación y San Borja Norte (Foto: Betty Soto).

El Sur del Perú - Fotos de Alessandra Tursi

 Plaza Mayor de Arequipa
 Calle de Arequipa
 Cielo del valle del colca
 El Condor
 Lago Titicaca

 Lago Titicaca - PERÜ
 Convento Santa Catalina
 Lago Titicaca
 Mirador

 Convento Santa Catalina
 Valle del Colca
                                                  El Misti

Mistura: ¿Cuáles fueron los platos favoritos de los asistentes?

El chancho al palo y los anticuchos de Grimanesa fueron dos de los más solicitados por el público en la feria gastronómica



El chancho al palo o al cilindro y los anticuchos de  Grimanesa fueron algunos de los platos preferidos por los asistentes a séptima edición de Mistura.
Otros  platillos que cautivaron el paladar del público fueron el tacacho con cecina, el ceviche y el arroz a la chiclayana, de acuerdo a las opiniones recogidas por El Comercio.
La feria gastronómica reunió durante 10 días a productores, cocineros y restaurantes de diversos rincones del país.

“Puedes tener más poder de convicción como cocinero que como político”

Gastón Acurio levantó un imperio de más de 40 restaurantes por 12 países y se convirtió en el chef latinoamericano más influyente

Su camino ahora se aleja de los fogones y se acerca, siguiendo a su padre, a la política

 27 JUL 2014 - 00:00 CEST
Gastón Acurio (Lima, 1967) es uno de los chefs más destacados de Latinoamérica y el hombre que ha globalizado la cocina de su país, Perú. Su padre, el político conservador Gastón Acurio Velarde, quiso que siguiera sus pasos y de joven lo envió a cursar Derecho en Madrid, pero el chico acabó estudiando en la prestigiosa escuela de gastronomía Le Cordon Bleu (París). Junto a su mujer, Astrid Gutsche, a la que conoció en Europa, abrió en 1994 Astrid & Gastón, elegido en 2013 como el mejor restaurante latinoamericano en la lista que elabora anualmente San Pellegrino (en 2014 ha caído al tercer puesto). Gran promotor de los fogones peruanos, su imperio culinario trasciende fronteras: lleva abiertos más de 40 restaurantes en 12 países.
Gastón Acurio es un político detrás de un delantal, una prenda que en Perú despierta el entusiasmo, la confianza y el respeto que no tiene su clase política. Es un chef y empresario gastronómico que ubicó a su país en el mapa mundial de la gastronomía y a quien en los últimos meses se señala como posible candidato a la presidencia de Perú, decisión que él ha negado una y otra vez, pero que no descarta definitivamente. Su padre, un respetado exministro y senador de un partido conservador, a quien le encanta la idea de que su hijo sea presidente, lo envió a estudiar Derecho a Madrid, pero él, en secreto, acabó estudiando cocina. Cuando era estudiante en Le Cordon Bleu de París, conocería a la alemana Astrid Gutsche, su esposa, una cocinera dulce y guerrera con quien hoy tiene dos hijas, y ambos son los fundadores y propietarios de Astrid & Gastón, uno de los 50 mejores restaurantes del mundo y el número uno de América Latina en las listas de San Pellegrino. Hoy cualquier declaración pública de Gastón Acurio origina una discusión entre su millón de fans por Facebook y sus 750.000 seguidores por Twitter. A pesar de tener más de 40 restaurantes repartidos en 12 países, su futuro está cada vez más lejos de las ollas y más cerca de viajes por Perú en busca de nuevos héroes. A pesar de tener más de 40 restaurantes repartidos en 12 países, su futuro está cada vez más lejos de las ollas y más cerca de viajes por Perú en busca de nuevos héroes. El político detrás del delantal se lo desata. Tiene que honrar una deuda con su padre.                                                                                                                                                                                                     
Al parecer es usted el único cocinero del mundo que tiene guardaespaldas. ¿Por qué? Quizá he tomado más riesgos de los que debí. El otro día, unos bandidos pusieron dinamita en la ventana de un restaurante que recién llega a Perú desde Argentina, con intención de extorsionarlos. Suponiendo que podían entrar en un territorio con prometedoras ganancias en el terreno de la extorsión –similar al de la construcción, donde muchos sucumbieron al miedo–, se empezaron a pagar cupos a bandas de extorsionadores. Nuestra industria gastronómica es muy sólida y trabaja muy unida. Sabiendo que iba a salir en las noticias, publiqué un anuncio en mis cuentas de Facebook y de Twitter: “Métanse conmigo para que vean lo que les va a pasar”. Empecé a recibir mensajes de “Ten cuidado”. Cosas como esas me han ido pasando en el camino: compañías que se sentían muy afectadas ante nuestra defensa de la agricultura orgánica, o cuando logramos comprometer a la gente para que no comiera camarones en veda. La policía me advirtió: “Tú a veces te declaras en posiciones muy firmes en donde hay intereses”. Si le sumas lo que significa estar en la televisión, llegas a tener situaciones similares a las de cualquier persona pública –un día, por ejemplo, un obsesionado apareció con un cuchillo porque no le salió una receta que di–. Hay muchas personas que dependen de mi trabajo y mejor tomar algunas precauciones. No es por miedo, es por precaución. Si fuera temor, no diría nada y no me metería en cosas en las que hay peligros, como he demostrado a lo largo de mi vida cuando creo en algo que hay que defender.
¿Qué ha aprendido de su guardaespaldas? Me enseña sobre todo a estar alerta y lo aplico en el resto de mi vida: estoy alerta todo el tiempo. Alerta no sólo a lo que sale en las noticias y a lo que sucede a mi alrededor. Alerta a las cosas que dices. Ser consciente, para bien o para mal, de la influencia que tienen tus palabras. Ser consciente de que el movimiento que hagas tiene una consecuencia. Entonces trato de usar ese movimiento también de una forma conciliadora, trato de tender puentes. Lo he aprendido en el camino: antes era mucho más radical en mis posiciones frente a lo que me molestaba. En los temas de racismo era irascible, y publicaba lo que pensaba antes de tomarme el tiempo para reflexionar.
Ha contribuido a hacer de la cocina una herramienta política de superación y autoestima, un fenómeno de masas que en Perú ha ido construyendo una identidad entusiasta frente a una baja autoestima histórica, pero sobre todo frente a la diaria bancarrota moral de la clase política en Perú. Sin embargo, la necesidad de defender lo propio ha cobrado por ratos un fanatismo alarmante. Por ejemplo, si alguien habla mal de la cocina peruana, es candidato al linchamiento en las redes sociales. Es cierto que varios restaurantes peruanos están en los primeros lugares del ‘ranking’ mundial y latinoamericano de San Pellegrino, y que el World Travel Award calificó por segundo año consecutivo a Perú como el mejor destino culinario del mundo. ¿Pero no es apelar al amor a la patria una receta que ya tiene un exceso de sal? Sí y no. Siempre hay que leer en qué momento estás. La recuperación del orgullo ya se dio y suena como a reiterativo. Los que diseñan campañas de marketing están repitiendo algo que ya sucedió. En Perú hemos recuperado una autoestima que estaba bastante decaída y que ya forma parte de nuestro ADN. ¿Dónde lo notas? En los jóvenes. Ellos crecieron con esta recuperación de la autoestima y cuando llegan a los 14 años no entienden por qué alguien habla de esto, porque para ellos es normal sentirse orgullosos de su país. Ahora lo que toca hacer es demostrarlo en la cancha. “Ah. ¿Te crees importante? Muéstrame tus proyectos importantes como país, como sociedad. Muéstrame tus logros, tus batallas ganadas, tus acciones que estén inspirando al mundo en la arquitectura, la ciencia, las artes, la industria, el comercio, los derechos humanos, la política”. Jamás he dicho que la gastronomía peruana sea la mejor, pero sí hablo todo el tiempo de poner en valor nuestros productos, poner en valor nuestra cultura y de contagiar a la gente que venga a Perú. Es mi trabajo. Soy un cocinero peruano que trata de que su cocina sea conocida en el resto del mundo. De alguna manera empezamos a aparecer en todas partes. Esto ha generado un vínculo importante entre el consumidor y el agente, que se traduce en cierto poder. El otro día estaba conversando con un grupo de gente y un señor del mundo de las letras dijo que, gracias a la cocina, Perú había recuperado su posición en el mundo. Yo me tuve que parar a decirle que estaba equivocado, cuando esperaba que tal vez yo dijera que tenía razón. Decir eso es hacer daño a un movimiento que sólo está haciendo su trabajo. Si a alguien no le gusta el pisco sour y es peruano, ¿cuál sería el argumento que podría utilizar para cuestionar a esa persona? Es un tema de libertad. Tenemos la obligación de que cada vez que a alguien no le guste nuestra cocina, lo defendamos más que a alguien que le gusta, porque se trata de defender la libertad. Los cocineros somos defensores de la libertad.
Usted creció acompañando a su padre a reuniones donde fue testigo de cómo se negociaba la política. ¿Qué entendió de ella desde niño? Lo que he aprendido es lo que hago ahora: hacer más política desde mi actividad sin entrar al mundo político. Cuando quise ser cocinero, me miraron como alguien que renunciaba a todos los ideales políticos que me habían inculcado en mi casa. Como cocinero he demostrado todo lo contrario: que todos esos ideales pueden pasar a la acción de manera más efectiva desde la trinchera profesional, y que no solamente puedes hacer cosas, sino que puedes tener mucho más poder de convicción como cocinero que como político.
Es usted un cocinero que ya no cocina, y se ha vuelto un ideólogo del asunto. No hay otro cocinero célebre que a su edad haya delegado todo en manos de otros jefes de fogones, absolutamente todos sus negocios. Su padre le enseñó a ser un político en el sentido esencial y anticuado de poner sus propios intereses por debajo de los de la comunidad. ¿Cómo entender esta contradicción de cocinero de trinchera? ¿No le incomoda pensar más como un hombre que se está yendo a la guerra que simplemente como un profesional de los fogones y empresario famoso y millonario?No. Son las circunstancias que me toca vivir. En esencia, mi vida no ha cambiado en lo más mínimo desde que tenía un restaurante hasta hoy. Ahora parece que tengo más deudas, más responsabilidades, más compromisos personales. Sin embargo, desde el momento en que decido emprender cosas en mi vida, eso viene con un paquete: cuando elijo abrir un restaurante en Chile, decido hacerlo bien. Si me va bien, hay una posibilidad de que empiecen a aparecer otras oportunidades en otros países también, y ahí hay una decisión de internacionalizar mi trabajo. Si opto por entrar en televisión es para hacer lo que yo soñaba hacer en ese medio,Aventura culinaria, donde muestro los restaurantes de otras personas. Te das cuenta de que empiezas a generar una comunidad basada en la confianza, en el respeto, en el agradecimiento, y eso te va llevando a darte cuenta de que se pueden hacer cosas más importantes que se convierten en comunidades llamadas cocinas peruanas, donde todos trabajamos en equipo y nos ayudamos mutuamente. Así decido ir al campo y descubro a los productores, y que eso está enlazado con lo que mi padre me enseñó de niño. Al final, todo va creciendo por tus propias decisiones. Te alejan del proyecto inicial, del pequeño restaurante con tu esposa, de tu casa en la tarde, de regresar caminando al restaurante en la noche y de conocer a tus clientes con nombre y apellido. Pero te lleva a otras circunstancias, y mal haría en quejarme por una posición que me recuerda lo que me enseñaron desde niño: asumir responsabilidades agradeciendo las oportunidades que me dio la vida. ¿Cómo podría yo quejarme si al salir a la calle me dan muestras de agradecimiento, cariño y respeto? Son las cosas que yo sentía cuando caminaba con mi padre siendo él político. La seguridad que me daba a mí ver que a mi padre lo felicitaran en vez de insultarlo de alguna manera está sucediendo otra vez. Un día, igual seré como mi padre. ¿Qué he logrado? Jamás en mi vida se me ocurriría decir: “He logrado tener tantos restaurantes”. Lo más importante es hacer cosas para crear una nueva idea de América Latina en el mundo, en ciudades destacadas, renovar la idea general que había sobre ella. Lo más importante que he logrado es conservar el patrimonio del buen nombre. Quizá me estoy haciendo viejo: últimamente hablo mucho de eso, cuento historias de mi padre.
Sigamos envejeciendo. Tener una figura paterna tan influyente en su vida, un padre que fue primer ministro y senador, le ha creado una sombra, tanto de estímulos como de una gran deuda con él. Es usted el menor y creció con cuatro hermanas. Hay quienes creen que, si algún día decide postular a la presidencia de Perú, pensaría en lo arriesgado que sería para su vida privada y sus negocios, pero sobre todo en que eso le daría un gran orgullo a su padre. Quizá lo de mi padre sea lo único. A veces me hubiese gustado darle ese gusto, pero la realidad es otra. Es sencilla de explicar. Yo soy cocinero y a mucha honra soy empresario. Estoy aquí para reivindicar la figura del empresario. Empecé con mi esposa, trabajando 20 horas al día, como lo hacen los más de dos millones de empresarios en Perú. Un empresario es el dueño de un quiosco de periódicos, es el dueño de un puesto de frutas en el mercado. Eso es un empresario. También lo es el dueño del supermercado o el dueño de la fábrica de cervezas. Empresarios son, por ejemplo, esos señores que tienen una parcela de 5.000 metros cuadrados y que están exportando, después de siglos de esperar, un poco de quinua al mercado del mundo. Empresario es aquel que ha recuperado su libertad y ya no cree que el Estado lo va a mantener, sino que va a estar ahí a través de los impuestos que paga con su trabajo para ayudar a aquellos que no tuvieron las oportunidades que él tuvo. Un empresario que no piensa en acumular riquezas, sino en crear riquezas. Entonces, si creo en mi país y reivindico el trabajo, la libertad y al individuo como motores del progreso, pero con un idealismo práctico que busca el bien común para todos, ¿cómo renunciar al derecho que tengo como cualquier ciudadano de exigir que los políticos hagan el trabajo que tienen que hacer, y caer en la absurda vanidad de que yo puedo hacerlo por ellos? Somos los ciudadanos quienes con nuestro trabajo diario le estamos dando al Estado los recursos para sacar adelante al pueblo. Sería de mi parte un exceso absoluto de vanidad y de megalomanía decir: “Sí, yo soy el elegido”, cuando yo soy un cocinero. “Sí”, me dicen, “pero tu papá fue político”. Hay mil formas de llevarme a caer en la trampa.
Pero le ha gustado jugar con esa ambigüedad. Ha negado reiteradamente su candidatura a la presidencia, pero… Sí, pero lo he hecho para agitar a los políticos. Para decirles desde la voz del ciudadano: “Mira, acá hay uno que puede acceder a ese poder que tú crees que tienes para siempre y no es así. Escucha y mira. Hay gente que cree que un cocinero puede ser presidente, y eso debe darte vergüenza. Yo estoy haciendo mi trabajo: haz el tuyo, para de pelear, ponte a trabajar”. Ya no es mi culpa que se pongan nerviosos y empiecen a declarar y se genere toda una situación.
¿Va a volver a decir que “por ahora” no está en sus planes y que no puede ver el mundo a través de una bola de cristal? Por supuesto que sí.
Entonces no es un no definitivo.Es que yo nunca he dicho un no definitivo a nada.
Volviendo a su padre, ¿lo haría sobre todo por él? Puede sonar un poco frívolo, pero en verdad sí: yo encarno en mi padre al Perú de mis ideales. Mi padre representa eso, un hombre que ha dedicado su vida a vivir dignamente, con sueños y utopías que defendió y cuyo resultado es haberse ganado el respeto hasta el final de sus días, que es lo más bonito a lo que uno podría aspirar.
Siempre ha declarado que su padre fue un hombre tolerante, pero que cuando decidió ser cocinero, esa postura rebasó los límites de su comprensión.Respecto a mi elección, mi padre fue intolerante a medias. Su intolerancia se basaba en la angustia de no entender qué cosa significaba ser cocinero. En ese momento ni siquiera yo lo entendía, y sentía que lo había defraudado. Un día, a las pocas semanas, cuando recién había abierto mi primer restaurante y mi padre estaba completamente en contra y desconfiaba de mi futuro, el portero me cuenta que mi padre pasaba todas las noches por la puerta del restaurante a contar la cantidad de coches que había. Todas las noches. Luego él me contaría la verdad completa: que no sólo pasaba todas las noches por mi restaurante, sino que pasaba por los otros cuatro o cinco de moda y contaba los coches en cada uno.
Casi nunca habla de su madre. ¿Qué le enseñó ella? Me enseñó la discreción, la serenidad, el equilibrio. Con el tiempo descubrí que la procesión la llevaba por dentro, pero no te dabas cuenta. Es un personaje admirable, de una elegancia natural.
La señora que cocinaba en su casa se llamaba Juana Conde. Sí, cocinaba muy bien, pero no le gustaba. Como ocurría eso, rompía las reglas de la buena cocina. Desde los 9 o 10 años, a mí me gustaba guisar y comer bien, y yo pasaba muchas horas con ella refugiado en la cocina.
Y en su casa, ¿qué pensaban de esto? Creían que era un niño raro.
¿Su mamá? Nada. Nunca la vi mover una cuchara en una olla.
Después de haber abierto más de 40 restaurantes en el mundo, ¿quién le ayuda a no sonreír tan cómodamente a los aduladores? ¿Quién le ayuda a ser severo consigo mismo? El miedo al fracaso y el miedo al ridículo. El temor al ridículo es más natural, algo que viene con uno. Te toca o no te toca. En cambio, el miedo al fracaso me lo inculcaron en casa. Si abro un restaurante y funciona, bien; si no funciona, para mí no es un fracaso: es un aprendizaje. El miedo al fracaso existe para mí en el sentido de no defraudar. No defraudar a la gente que confía en mí. Eso es lo que me alimenta todo el tiempo a revisar lo que estoy diciendo y haciendo. Lo único que me mueve todos los días es el miedo a defraudar a alguien.
Miramos al Estado con indiferencia. Si vamos a su ritmo, nos hundimos”
La gastronomía tiene una escena visible y publicitada, que son los chefs y sus platos. Los agricultores y pescadores, por ejemplo, son un mundo invisible que no se puede entender cuando uno visita un restaurante. ¿Qué hacer para ser más justos con ellos? Primero, reconocer una deuda no económica, sino histórica y moral. Tenemos que entender las consecuencias nefastas que tuvo esta actitud de las ciudades frente al campo. Esa mirada arrogante de urbes que históricamente han mirado con desprecio e indiferencia a los campesinos. No eran mejores ni peores, sólo diferentes, con una cosmovisión maravillosa y una relación con la tierra que nos hacía decir desde la ciudad: “No te entiendo. Yo te ofrezco 10 veces el valor de tu tierra para que la vendas porque quiero que pase por ahí una carretera y tú no la vendes”. Porque la tierra no se vende. La deuda moral no se paga con dinero. Se paga con respeto, con reconocimiento, con sinceridad. Había una gran desconfianza. Si tú llegas a una comunidad, primero tienes que presentarte, decir quién eres, a qué vienes, y luego escuchar a la comunidad y su opinión. Aprendes de una cosmovisión distinta a la tuya y ves si hay puntos en común o no. Generas un vínculo estrecho basado en la confianza. Recuperada la confianza, todo es posible. Entonces, lo que hemos tratado de hacer en la cocina y a través de ella es hablar de estas cosas, pero no abriendo heridas, sino más bien cerrándolas. ¿Cómo las cierras? Llevando respeto y esperanza. Trayendo un sábado por la noche a una comunidad de las alturas del Cusco con sus ropas elegantes a sentarse a comer al restaurante y agradecerles. Cuidando que nadie se atreva a mirar con desdén, haciéndolos sentir que están en su casa, porque son invitados. Vas estableciendo, con señales, acciones y gestos honestos, un vínculo de confianza. Finalmente, la confianza tiene un fondo, que es la alianza del cocinero-campesino.
Miles de pequeños agricultores que viven donde aún están los problemas de violencia de pronto tratan con una comunidad de cocineros que se convierten en un vehículo para mostrar sus productos y también para mostrar sus historias de vida. Pero no con una mirada de arriba abajo. Salimos de igual a igual en la foto y hacemos un feria de gastronomía, Mistura, para que la gente los aplauda y reconozca, para que en la ciudad conozcan su vidas y que ellos regresen a su comunidad a contarles lo que vivieron en esa feria y que no era el miedo que tenían anticipado.
Construida esta confianza, viene la siguiente etapa, que es cómo conectar económicamente con los beneficios que el comercio, la industria, la gastronomía, el turismo, pueden traer a sus productos que probablemente no tenían acceso ni mercados. Es un trabajo a largo plazo que a veces funciona más rápidamente, como el caso del cacao, o no tan rápidamente, como el caso de la papa. Lo mismo con los pescadores. Yo puedo no mirar a mí alrededor y ver solamente lo que quiero ver: qué rico mi ceviche de lenguado y bienvenido turista del extranjero, y no querer ver que tal vez los hijos del señor que pescó ese lenguado no tienen zapatos. Si eres cocinero y te das cuenta de que hay algo que no funciona, te pones a trabajar para que funcione. La alianza cocinero-pescador es lo mismo: es cómo conectas los beneficios del ceviche con un pescador artesanal.
¿Qué ha cambiado en los restaurantes? Si vas al restaurante La Mar, en sus pizarras dice, por ejemplo: “Hoy día: corvina entera sudada, del pescador Juan Ramírez, alias El Gato, de la embarcación tal”. Es un estándar que no encuentras en otros países. Se beneficia el cocinero, porque es un producto único. Se beneficia el pescador, que, en vez de tener que vender su producto único a alguien que le financiaba la pesca antes de salir y al precio que él decidía, ahora tiene a un comprador llamado cocinero que le paga el triple, luego de un dialogo en el que el cocinero se compromete a comprarle siempre lo que el pescador traiga mientras que el pescador se compromete a no pescar peces pequeñitos o en veda, con lo cual se beneficia el medio ambiente y la sostenibilidad de las especies. Afortunadamente, hoy tenemos más empresarios jóvenes que no son acumuladores de riqueza, sino creadores de riqueza. Hoy es más fácil encontrar a un empresario joven dispuesto a no ser un explotador del pescador, sino un socio del pescador.
Hace unos años, en un arenal y con la financiación de empresarios españoles, fundó usted el Instituto de Cocina Pachacútec, donde estudian aspirantes a cocineros y meseros sin recursos. Más allá del ingreso de ellos al mercado laboral, o de haber formado sus propias empresas, ¿qué expectativas tiene? En realidad, después de fundar Pachacútec, yo tengo una frustración: pensé que este modelo iba a ser imitado por otras industrias. No ha sucedido y es mi frustración personal. Pero hay que perseverar.
Siento que dedicaré todos mis días a tratar de encontrar jóventes talentos”
¿Qué planes tiene en ese sentido?Siento que, en un medio plazo, dedicaré todos los días de mi vida a tratar de encontrar jóvenes talentos. Si hay un artista en potencia, un científico que siente que las oportunidades se le cierran, hallaremos un mecanismo para ayudarlo. Es importante para América Latina tener héroes de verdad, jóvenes que van llevando creaciones por el mundo, pero que al mismo tiempo producen inspiración y confianza en nuestra gente. No hay que pedirle nada a nadie: tenemos que hacerlo nosotros. En Pachacútec sólo podemos recibir a 50 chicos cada año. ¿Cuántos se quedan en el camino? Creo que eso es a lo que me voy a dedicar. A fundar una compañía que busque el talento y lo ayude en su camino.
Todos sus proyectos pasan por crear comunidades. En ningún momento habla de la palabra Estado o autoridad. Son comunidades de confianza. Hemos aprendido a mirar el Estado con indiferencia, incluso con resignación. Si nos sumamos al ritmo del Estado, nos hundimos. La realidad es que hay desigualdad, desconfianza, ineficiencia. Hemos avanzado, pero aún hay muchas batallas que librar dentro de Perú en todos los frentes: ético, estético, ambiental, social, creativo.
Su horizonte inmediato tiene cada vez menos que ver con la cocina y más con la creación en general. Digamos que el horizonte se amplía. En una siguiente etapa tenemos que empezar a crear marcas con valor. Recientemente, Louis Vuitton ha comprado por miles de millones Loro Piana, la marca italiana especializada en prendas de vicuña cuya lana compra de Perú. Es la marca y la imagen Made in Italy: diseño, arte. Es allí adonde tenemos que apuntar nosotros. No ser ya la fábrica que le produce a Giorgio Armani, sino un diseñador que desde Perú se instale globalmente. Tenemos que construir la imagen de un país creador, seductor, atractivo, que inspire respeto. En este mundo conectado, esa oportunidad nunca ha sido tan posible como ahora, como lo fue que un restaurante en Dinamarca, un país con una gastronomía no tan prodigiosa, sea hoy el mejor restaurante del mundo.
¿Cómo explica que, en Perú, un cocinero como usted sea más popular que su propia cocina? Quizá sea por mi formación política y con la ventaja de no estar en la política. Desde el momento en que entras en ese terreno, adquieres un 50% de impopularidad o de falta de confianza sin haber abierto la boca. Durante los últimos 15 años hemos construido una imagen de la cocina como una actividad respetable. En consecuencia, quienes formamos parte de ella, tenemos de por sí ya ganada una cierta credibilidad. Si además tienes la habilidad de comunicarlo bien, quizá ese es el ingrediente que ayuda a crear confianza. Y otra vez aparece mi padre.