Derecho de voto a los extranjeros que residen en España. 

Los paises que ya se han aprobado son los firmados con Colombia, Perú, Chile, Ecuador, Paraguay, Trinidad y Tobago, Cabo Verde, Islandia y Nueva Zelanda

La Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados dejó en suspenso la tramitación del convenio entre España y Uruguay sobre el voto en las elecciones locales al considerar que no cumple los requisitos de reciprocidad exigidos para este tipo de acuerdos.
La Comisión tenía que dar luz verde al canje de notas sobre la participación en las elecciones municipales de los nacionales de cada país residentes en el territorio del otro, trámite previo a su aprobación en pleno.Sin embargo, los grupos parlamentarios decidieron finalmente retirar este punto del orden del día, a la espera de tomar una decisión sobre cómo se pueden subsanar los problemas de reciprocidad.Esta misma situación se dio con el convenio con Argentina, cuya tramitación sigue en suspenso.El principal grupo de la oposición, el Partido Popular (PP), entiende que en ambos convenios no se dan plenas garantías para que los españoles que viven en estos países puedan votar en las mismas condiciones que los argentinos y uruguayos que residen en España, como obliga la Constitución española.El convenio con Uruguay se firmó el pasado 30 de noviembre. El número de uruguayos que viven legalmente en España ronda los 34.400, y el de españoles en Uruguay, los 57.000.
España ha negociado convenios con quince países no miembros de la UE que también reconocen el derecho de voto a los extranjeros que residen en su territorio, requisito de reciprocidad que, según la Constitución española, es imprescindible para que los inmigrantes que lleven al menos cinco años viviendo en España puedan votar en las elecciones locales.Los acuerdos de este tipo que ya se han aprobado son los firmados con Colombia, Perú, Chile, Ecuador, Paraguay, Trinidad y Tobago, Cabo Verde, Islandia y Nueva Zelanda, lo que supondrá un incremento del censo en más de 600.000 electores en los próximos comicios locales, que está previsto que se celebren en mayo de 2011.Los países con los que no se ha aprobado aún el convenio ya negociado son Argentina, Bolivia, Uruguay, Venezuela, Burkina Faso y Corea del Sur. Desde España se ha enviado a otros 120 países de todo el mundo una invitación para expresarles su intención de alcanzar un acuerdo idéntico si en algún momento cambian su legislación electoral y permiten votar a extranjeros, aunque no ha habido ninguna respuesta a este ofrecimiento.Entre estos países se encuentran algunos que tienen un significativo número de ciudadanos residiendo en España, como México, Brasil, la República Dominicana o Marruecos.Los grupos políticos españoles han expresado unánimemente su disposición favorable a que los inmigrantes que cumplan los requisitos legales puedan votar en España y respaldan los convenios impulsados por el Gobierno.No obstante, han aparecido dudas sobre las condiciones que la legislación de determinados países exige a los ciudadanos extranjeros para votar en sus elecciones locales.Así, en este caso, un ciudadano español que quiera votar en Uruguay deberá haber residido allí quince años –periodo que exige a cualquier extranjero–, mientras que en otros países sólo se piden dos.