«Indigenas blancos», como los definió el cronista español Cieza de León
Lo sorprendente de estos «indios blancos», como los definió el cronista español Cieza de León, por sus rasgos casi caucasianos y su tez pálida, es que escogían lugares imposibles para construir sus viviendas y ciudadelas. Los restos de las fachadas redondas de sus casas se pueden ver literalmente colgados en acantilados y paredes verticales que desafían a las leyes físicas.
Más espectacular si cabe, es su arquitectura funeraria. Las llamadas chulpas, habitaciones en las que depositaban a sus muertos. Las construían en paredes cortadas a pico a cientos de metros de altura, para preservar a sus difuntos de posibles profanaciones y saqueos. También instalaban sarcófagos confeccionados con cañas y barro, en repisas inaccesibles, en los que alojaban los fardos funerarios de los personajes más notables de la elite.

Cadáveres en el abismo

Todavía no existe una teoría aceptada por todos sobre cómo pudieron realizar estas prodigiosas edificaciones. Hay quien afirma que se descolgaban desde la cima de las paredes con cuerdas. Otros sostienen que construían andamios de bambú para poder llegar hasta el lugar elegido y construir sus mausoleos. Por último, algunos estudiosos explican que llegaban a lugares más o menos accesibles y tras construir las chulpas o depositar los sarcófagos rompían las repisas naturales por las que habían subido, para que nadie pudiese llegar hasta los cuerpos de sus difuntos.
La región de Chachapoyas es muy accidentada y de exuberante vegetación. Todavía hoy se producen nuevos descubrimientos arqueológicos. Lugares escondidos en las profundas quebradas tapadas por la selva. Es un territorio casi inexplorado. Buena prueba de ello es la catarata de Gocta, la tercera más alta del mundo, que se dio a conocer en el año 2006. Se trata de un salto de agua de cerca de 800 metros de altura, que se encuentra en una gran quebrada poblada por un denso bosque nuboso, por eso la dificultad para verla. El caudal, que nuca se seca, desciende desde la cresta de un altiplano y cae en dos etapas.
Por todo el territorio Chachapoyas se encuentran sarcófagos ubicados en repisas de difícil acceso. Los más impresionantes son los de Karajia. Están colocados a unos 40 metros de altura en un farallón calcáreo. Miden unos dos metros y constan de busto y cabeza. Están decorados con dibujos geométricos. Sus rostros planos y dolicocéfalos nos recuerdan a los moai de la isla de pascua. Encima están adornados con cráneos trofeo. Siempre formaban grupos de seis u ocho sarcófagos. Se supone que primero colocaban el fardo funerario y sobre él construían el sarcófago con cañas y barro. Parece imposible que lo construyeran abajo y después los subiesen por el acantilado.

Cómo se crea una momia

Los difuntos eran sometidos a un proceso de embalsamamiento. Aplicaban hierbas y ungüentos para preservar el cadáver de las moscas que depositan sus huevos en la carne para que posteriormente eclosionen las larvas. Parece ser que los sometían a un ahumado para secar la piel. Luego, los colocaban en posición fetal y quebraban sus articulaciones para que ocupasen menos. Con una soga enrollaban el cuerpo y lo comprimían. Finalmente, lo envolvían con varias capas de lienzos. La última solía ir bordada con dibujos geométricos y un esquemático rostro humano. En la última época, influenciados por los incas, perfeccionaron el proceso de momificación. Extraían el paquete intestinal a través del recto dilatando el esfínter y colocando un tapón de tela.
Los fardos eran depositados en las chulpas funerarias a gran altura, en habitaciones de dos o tres pisos. Las fachadas de estos mausoleos eran decoradas con símbolos sagrados y en ocasiones, como en el Gran Pajaten, con tallas de madera en los que se podía apreciar claramente los genitales masculinos. Se supone que representaban a los espíritus de sus ancestros.
Sus casas, de fachadas redondas, también las construían en las laderas de las montañas, seguramente para defenderse mejor de los ataques enemigos. La ciudadela de Kuelap, la Ciudad de las Nubes, es una construcción colosal edificada al borde de un abismo de casi mil metros de altura. Con las piedras que utilizaron en su contrición se podrían erigir tres pirámides de Keops.
Eran maestros en el arte de la trepanación del cráneo, para aliviar la presión craneal, al igual que los celtas. También coinciden con los celtas en que coleccionaban cabezas cortadas de sus enemigos. Construían casas de piedra redondas, con un diámetro de entre 7 y 9 metros, casas idénticas a las celtas. Todavía hoy pueden verse las ruinas de las murallas de su imperio, muros enormes en elevaciones montañosas que recuerdan fortalezas europeas. Unas esculturas de rasgos indoeuropeos que impasibles observan el horizonte, halladas entre barrancos en las montañas, son muy similares a las que encontramos más hacia el oeste, en el Océano Pacífico, en la isla de Pascua. Cuando el conquistador español Orellana, remontando el río Amazonas, llegó a las inmediaciones de la actual Manaos, los indios de la región le hablaban de unos hombres blancos, altos y rubios que vivían en ciudades más allá de la selva y que guardaban tesoros inmensos. Más adelante, los conquistadores españoles, se encontraron con una delegación de 4 hombres blancos rubios y altos, bien vestidos y de formas educadas, quienes preguntaron a los españoles sobre la intención que tenían. Los españoles les dijeron que buscaban convertir la región al cristianismo y someterles a la corona de Castilla. Se despidieron y nunca más volvieron a encontrarlos.
¿Podían haber sido unos enviados chachapoyas, o tal vez de algún otro centro poblado por blancos?. ¿Cuál es el origen de los primeros chachapoyas blancos que llegaron a América mucho antes de la llegada de los españoles?. ¿Qué hacían en aquella región?. Si nos centramos en los actuales descendientes de los chachapoyas blancos, vemos cómo entre ellos predominan aún rasgos raciales nórdicos, cabellos rubios, ojos claros, piel blanca rosada, pese a que el mestizaje amerindio se halle muy introducido. Si bien, ateniéndonos a la historia oficial, nos puede parecer un misterio, esto nos demuestra que América fue conocida y habitada de muy antiguo por pueblos arios, quienes, tal vez, fueron los descendientes de los "dioses blancos" creadores de los antiguos imperios.
Cieza de León los describe como “blancos”. Anota en su crónica: “…Así, vemos hoy día que las indias que han quedado deste linaje (de los chachapoyas) son en extremo hermosas, porque son blancas”.
Los Chachapoyas fueron conquistados por los incas pocos años antes de la llegada de los españoles, imponiendo sus costumbres en sus ciudades anexadas al Imperio, pero hubo una facción que desobedeció el mandato del Inca y fundó sus propias ciudades en la Selva:
Cieza de León: “Y tiénese por cierto que por esta parte (Chachapoyas) tierra adentro están poblados los descendientes del famoso capitán Ancoallo (vencido por los Incas), el cual se fue con los chancas que le quisieron seguir. Y la fama cuenta grandes cosas de una laguna donde dicen que están los pueblos destos.”
¿Será una reseña de la Laguna de los Cóndores y de la zona cercana a Kuelap? En junio de 1997 se produjo allí un hallazgo de momias y objetos chachapoyas, chimúes (¿los chancas exiliados de Cieza de León?) e incas, que fueron expuestos en la Municipalidad de Leymebamba.¿Habrán huido de los incas, los Chimú y los Chachapoyas juntos adentrándose hacia la Selva?