Museo de América EXPOSICIÓN del 24 de septiembre de 2009 al 14 de febrero de 2010


El 23 de setiembre el Embajador del Perú en España inauguró la muestra, “Textiles Paracas del
Antiguo Perú: Mantos para la Eternidad”, junto con la Directora General de Bellas Artes, doña
Ángeles Albert de León y la Directora del Museo de
América, doña Concepción García Saiz
Esta muestra ha sido organizada por el Ministerio de Cultura de España, en colaboración con el
INC, con el auspicio de la Embajada del Perú en España y permanecerá abierta hasta el mes de
febrero del   2010.                                                                                              
Se trata de una cuidada selección de ochenta y tres piezas pertenecientes al Museo Nacional de arqueología, Antropología e Historia de Lima, que se presentan por primera vez ante el público español y que evidencian la riqueza técnica, estilística y cromática de los tejidos Paracas.
La exposición
Dentro del desarrollo cultural de la costa sur del Perú los testimonios materiales de Paracas,  fundamentalmente los textiles, destacan por su belleza, cromatismo, iconografía, tamaño y estado de
conservación. Sin duda por ello han acaparado la atención no sólo de estudiosos, investigadores y coleccionistas, sino también de todo aquel que ha tenido la posibilidad de conocer y visualizar estos materiales que no nos dejan fríos ante su belleza y colorido y nos impulsan a querer saber acerca del
significado de las imágenes representadas y  el pueblo que los elaboró.
Las ochenta y tres piezas que componen esta exposición, en su mayoría textiles, constituyen una selección de los fondos que el Museo de Arqueología, Antropología e Historia del Perú alberga de la milenaria cultura Paracas. Fue Julio C. Tello, considerado el padre de la arqueología perunana, quien la descubrió en la costa sur entre 1925 y 1927. Él le asignó el nombre y comenzó el estudio de la misma tras desenterrar más de 400 fardos funerarios en la necrópolis de Wari Kayan, ubicada en Cerro Colorado, Península de Paracas. En base a las características de los materiales culturales descubiertos y del tipo de enterramiento, estableció
dos fases culturales: Paracas - Cavernas (400 - 100 a.C.) y Paracas - Necrópolis (100 a.C. - 200 d.C.)
En la fase Paracas - Necrópolis se desarrolló un elaborado proceso ritual mortuorio para el tratamiento de difuntos y, en especial, de los     miembros de la élite que devenían en  antepasados o ancestros. Este proceso daba  como resultado la construcción de los llamados fardos funerarios, en los que el muerto era    sometido a un proceso de preparación, envoltura y posterior colocación en la necrópolis. Junto a ellos se colocaban ofrendas para su existencia  post mortem. Además de comida, armas, y objetos de orfebrería, aparecen diferentes prendas de vestir como turbantes, tocados,  camisas, faldas y mantos, cuyo tamaño abarca desde el de las prendas reales, hasta el de  miniaturas y prendas gigantescas.



Abanico de plumas
Cultura Paracas-Necrópolis (100 a.C.-200 d.C.)
Necrópolis de Wari Kayan, Península de Paracas, Perú
Momia nº 319, objeto nº 4
Plumas, totora, algodón y madera
35 cm altura x 30 cm diámetro
Instituto Nacional de Cultura. Museo Nacional de
Arqueología, Antropología e Historia, Lima
Los individuos de elevado rango social recibían un mayor número de ofrendas y cada determinado tiempo eran desenterrados para introducir más capas de tejidos que se superponían sobre el núcleo y que daban como resultado un bulto cónico de 1,60 m. de altura.
Estos enterramientos presentan un carácter colectivo lo que lleva a suponer que algún lazo de parentesco unía a las personas sepultadas.
La riqueza y complejidad de los textiles de Paracas -
Necrópolis llama la atención por sus dimensiones, estado de conservación, diseño e iconografía. Además, nos hablan de una sociedad en la que la división social del trabajo permitía que una parte de la población se dedicase a la producción textil en todo su proceso, desde el hilado, teñido y tejido hasta el bordado. Se descubre así una actividad altamente desarrollada y especializada que incluía el establecimiento de talleres en los que el bordado de los textiles, era realizado por varias tejedoras.
La iconografía de los mantos nos habla de la relación del hombre con su entorno natural y nos presenta a sus deidades, en las que elementos humanos se mezclan con atributos zoomorfos, presentando personajes que llevan cuchillos y cabezas cortadas, báculos, abanicos y serpientes bicéfalas. Destacan también las representaciones naturalistas de animales y las figuras geométricas. Están realizados en telas llanas de algodón, que constituyen la primera evidencia de esta producción en el continente americano y bordados con fibra de camélido en diferentes grupos de color que se alternan. Conectan con la naturaleza y el mundo sagrado y encuentran su origen en mitos y creencias, por lo que tienen un carácter simbólico que nos habla de la cosmovisión Paracas.
 


Manto
Cultura Paracas-Necrópolis (100 a.C.-200 d.C.)

Necrópolis de Wari Kayán, Península de Paracas, Perú
Momia nº 382, objeto nº 2
Tela llana, bordado y anillado en fibra de camélido. Estilo bloques de color
277 cm x 146 cm
Instituto Nacional de Cultura. Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia, Lima.




Manto
Cultura Paracas-Necrópolis (100 a.C.-200 d.C.)

Necrópolis de Wari Kayan, Península de Paracas, Perú
Momia nº 290, objeto nº 15
Tela llana, bordado y anillado cruzado en fibra de camélido. Estilo bloques de color
301 m x 154,5 cm Instituto Nacional de Cultura. Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia, Lima.

Aunque ésta es la primera vez que en España se realiza una exposición relativa a Paracas, debemos recordar que tras el descubrimiento del sitio por Julio C. Tello y de la excavación entre 1927 y 1928 de más de 400 fardos funerarios, uno de los primeros lugares en los que fueron mostrados a la visión del público fue en nuestro país, ya que algunos, la mayoría sin desenfardar, fueron expuestos en la Exposición Iberoamericana que tuvo lugar de mayo de 1929  a junio de 1930 en la ciudad de Sevilla. En la actualidad y procedente de esa exhibición, el Museo de América expone una de estas momias con parte de su ajuar y uno de sus mantos de  estilo linear y con la representación del “Ser oculado” y del “Felino oculado” tan característica de
Paracas, como se puede apreciar en los textiles de esta exposición.
Dada la fragilidad de los tejidos su exhibición no hubiera sido posible sin un tratamiento previo de conservación y restauración que, iniciado por Tello en su momento, ha sido continuado en la actualidad por Carmen Thays (2007), restauradora responsable del los textiles del Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú, y el equipo de restauradoras del mismo, mediante el método de la “anastilosis”. Este trabajo, ha permitido la recuperación de bordados y diseños en los que los Paracas plasmaron su cosmovisión y sistema de creencias, constituyéndose así en una fuente de documentación para los investigadores que buscan ahondar y desentrañar el conocimiento del antiguo Perú.
Por todo ello, los mantos Paracas - Necrópolis alcanzan altos niveles de expresión artística y técnica constituyéndose como uno de los grandes tesoros del Perú precolombino que hoy  tenemos la oportunidad de contemplar.

Edita:
© SECRETARÍA GENERAL TÉCNICA
Subdirección General de Publicaciones,
Información y Documentación.
Ministerio de Cultura
Diseño gráfico: Mauricio D´Ors
Traducción de textos: Carlos Mayor