No podrá recibir los rayos del Sol




Milagritos padece una extraña enfermedad a la piel. Para que su mal no evolucione, el Xeroderma Pigmentoso, está condenada a esconderse del día.  
El ángel que perdió su rostro Consuelo Alonzo.
En esta vida, Milagritos Vásquez Jambo jamás podrá disfrutar de los hermosos rayos del sol que caen en las montañas de su natal Cajamarca ni corretear por sus campos.
Si lo hace, las pecas que hermosean su rostro de 11 meses crecerán hasta convertirse en tumores deformes y sangrantes. Por eso, está condenada a esconderse del día. Solo podrá salir, correr y juguetear cuando aparezca la Luna.
Ella padece, al igual que su hermano Ángel (11), una extraña enfermedad a la piel, llamada Xeroderma Pigmentoso (XP), que se acelera cuando recibe los rayos ultravioletas (UV) que emite el astro rey.
Es así, refiere Luis Rubio, director del Hospital de la Solidaridad, que Milagritos siempre deberá cuidar su piel con cremas bloqueadoras del sol, sombreros y lentes oscuros.
“Se debe proteger su piel lo más que se pueda de los rayos de sol. Teóricamente, así su enfermedad evolucionará mucho más tarde”. Otra de las medidas, dijo, será que la familia se mude a la costa, pues los rayos UV son más intensos arriba de los 2 mil metros sobre el nivel del mar,  donde precisamente está Cajamarca.  
Si bien Milagritos nunca se va a curar, por estar el XP en su ADN, cuando aparezcan sus manifestaciones más agresivas le realizarán un tratamiento quirúrgico para darle una mejor calidad de vida.
Por lo pronto, las personas de buen corazón que deseen hacerle llegar una ayuda (como ropa) pueden comunicarse con el Hospital de la Solidaridad, al 4284744    (Perú)
La Republica