Aumentan las quejas por la gestión del proceso de inscripción en el censo electoral

Las organizaciones del sector culpan al Gobierno por la escasa información institucional y las trabas burocráticas y temen que se acuse a los inmigrantes de falta de interés en la vida política
Sólo 51.582 inmigrantes, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) ya definitivos, se inscribieron en el censo que permitirá votar por primera vez a ciudadanos extracomunitarios en las elecciones municipales del 22 de mayo.
El Gobierno había mandado una carta informativa a los 350.287 inmigrantes que consideraba que cumplían los requisitos para poder inscribirse: pertenecer a alguno de los diez países con los que España ha suscrito un convenio de reciprocidad en este sentido (Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú, Cabo Verde, Islandia, Noruega y Nueva Zelanda) y llevar residiendo en España de forma legal durante un mínimo de cinco años. Esto significa que sólo se inscribió el 14,72% de los que podían hacerlo; es decir, uno de cada siete. Del 4 al 11 de abril habrá un plazo en el que los que presentaron su solicitud  y no la vieron atendida podrán reclamar.
Este porcentaje tan bajo ya ha sido calificado de “irrisorio” desde diversos sectores, que temen que el mensaje que llegue a la sociedad es que a los inmigrantes no les interesa el proceso electoral. Consideran que el principal responsable de la situación es el Gobierno, por la poca información y el exceso de burocracia que caracterizó el proceso de inscripción.
Así lo cree la plataforma Tod@s Iguales, Todos Ciudadan@s, integrada por más de ochenta organizaciones sociales. El colectivo cree que el interés y la campaña institucional han sido “totalmente inexistente”, mientras que para las campaña electorales convencionales no se escatiman medios en televisión, radio y prensa.
Además, para la plataforma el envío de cartas por parte de la Administración a personas extranjeras que cumplían los requisitos no ha sido suficiente. Había gente que cumplía estos requisitos y no han recibido ninguna información oficial, apuntan.
 El entusiasmo por ejercer el derecho también ha chocado con la burocracia. El colectivo recuerda que para acreditar la residencia de más de cinco años en España se requería un certificado de la Policía que tardaba tiempo en expedirse y para el que había que pedir día y hora en la comisaría, con el consiguiente trastorno. Conseguirlo llevaba media mañana y algunos no se inscribieron porque en el trabajo no les daban el día libre para eso.
 Las trabas no sólo se han impuesto a nivel particular. El convenio de reprocidad que España debe firmar con otros países para el derecho al voto no se produjo con Cabo Verde hasta la misma semana que finalizaba el plazo establecido inicialmente. Por eso no hay datos de cuántos votantes potenciales hay en España de esta nacionalidad. Además, otros acuerdos como el de Bolivia e Islandia se firmaron en noviembre y diciembre, días antes de comenzar el plazo.
Otra de las críticas recibidas llegan, precisamente, de estos convenios. Para la plataforma Tod@s Iguales, Todos Ciudadan@s tiene poco sentido que se hayan firmado acuerdos con Cabo Verde e Islandia, pero no con Marruecos o China, que tienen una población más numerosa en nuestro país.
Yolanda Villavicencio, presidenta honoraria de la Asociación América España Solidaridad y Cooperación (Aesco), una de las organizaciones participantes en la campaña ‘Contamos contigo. Inscríbete, tu voto cuenta’, consideró que este bajo porcentaje de inscritos se debió a las “dificultades” del proceso de inscripción y a que “no se ha contado con la gente que conoce más la realidad, como el foro estatal de inmigración y las organizaciones del sector”.
Villavicencio descartó que el bajo porcentaje se deba al desinterés de los inmigrantes en el proceso electoral y lamentó que le pueda “servir para justificar la exclusión” a “la gente a la que le interesa que no se amplíen las fronteras democráticas de participación”. “Son personas que se tapan los ojos con un dedo”, concluyó.
La presidenta honoraria de Aesco se manifestó optimista a pesar de todo y consideró previsible que para las próximas elecciones municipales de 2015 el porcentaje de inscritos “se multiplique por diez”. Así, puso como ejemplo que en 2007 se inscribieron sólo 8.000 rumanos, a pesar de que no tenían las dificultades que han tenido ahora los extracomunitarios, y en esta ocasión lo han hecho muchísimos más.
“Pensando en positivo”, Villavicencio espera “que toda esta experiencia se recoja y el procedimiento mejore muchísimo para las próxima oportunidad”, a la vez que denuncia la “discriminación” que sufran los extracomunitarios en relación con los comunitarios, que pueden inscribirse en los ayuntamientos en cualquier momento, porque su censo se actualiza mes a mes.
La inscripción en el censo a través de los ayuntamientos, a los que podían recurrir los inmigrantes que no hubieran recibido la carta del Gobierno, apenas generó demanda. Así lo señaló la directora del Servicio de Cooperación e Inmigración del Ayuntamiento de Leganés, Inmaculada Muñoz, que destacó que el consistorio no escatimó medios para dar a conocer el asunto: “Hicimos una campaña institucional, apoyamos las campañas de las entidades, pusimos anuncios en prensa y el servicio de atención al ciudadano estuvo coordinado con la comisaría de policía para el tema de la petición de certificados de residencia”, apuntó.
Muñoz se mostró muy cauta y no entró a valorar si esta escasa demanda de información por parte de los inmigrantes se debió a desinterés o a que les habían llegado las cartas del Gobierno.
En el Ayuntamiento de Coslada, donde tampoco escatimaron medios –la última semana del plazo de inscripción abrieron la oficina también por las tardes– constataron igualmente la misma ausencia de demanda. El director de Inmigración, Agustín González, cree que esta situación pone de manifesto que “no hay mucho interés” por parte de los extranjeros en participar en las elecciones y “el escaso poder real de las asociaciones de inmigrantes, que realizan una labor encomiable, pero con muy poca gente detrás”.
Inmigrantes de países con convenio que se han inscrito en el censo electoral
Por CCAA
Madrid                                  13.831
Cataluña                                 9.670
Comunidad Valenciana             7.017
Murcia                                    6.613
Andalucía                                3.380
Castilla-La Mancha                   2.133
Canarias                                 1.712
Castilla y León                         1.393
Baleares                                  1.172
Aragón                                    1.133
País Vasco                               1.097
Galicia                                       622
Navarra                                      511
La Rioja                                     480
Cantabria                                    336
Asturias                                      266
Extremadura                               232
Ceuta                                            3
Melilla                                            1

Por nacionalidades
Ecuador                                 25.460
Colombia                               12.536
Perú                                        5.877
Bolivia                                     4.928
Chile                                       1.239
Noruega                                     816
Paraguay                                    646
Nueva Zelanda                             32
Islandia                                        26
Cabo Verde                                22