Perú cierra la campaña para la primera batalla presidencial

Ollanta Humala y Keiko Fujimori se sitúan como favoritos para enfrentarse el próximo 5 de junio de 2011

 Ollanta Humala y Keiko Fujimori cerraron esta mañana -la noche del jueves en Lima- la campaña de la primera vuelta para las presidenciales peruanas con ánimo triunfalista, respaldados por miles de seguidores y por las encuestas, que los sitúan como favoritos para enfrentarse el próximo 5 de junio en la batalla final por el poder. Detrás de ellos, y aún con muchas posibilidades dado el número de indecisos, aparecen el expresidente Alejandro Toledo, el ex ministro de Economía Pedro Pablo Kuczyinski (PPK) y el que fuera alcalde Lima, Luis Castañeda. Todos cerraron sus campañas en Lima a excepción de Humala, que lo hizo en Arequipa, región que en estos días vive en vilo por una protesta ciudadana contra un proyecto minero que ya ha causado seis muertos.

En Arequipa, ciudad natal del Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa y opositor de Humala, el candidato nacionalista ha enardecido a una multitud de simpatizantes acentuando sus críticas al sistema económico que, según ha declarado, hace que el crecimiento que ha logrado su país "no llegue a todos" y que "Perú no puede avanzar cuando muchos tienen poco y pocos tienen mucho (....) Seguimos en la pobreza porque hay una mala distribución de la riqueza. Tenemos que hacer que este crecimiento llegue a todos, sobre todo a los que están abajo". El mitin de Humala, como todos los que se han celebrado, ha sido una fiesta con música, bailes y flores. Pocas cosas revelan tanto la antigüedad de pueblos como el peruano o el boliviano dentro de Suramérica como su gusto por la ceremonia y el rito.
De los cierres de campaña que se celebraron en la capital, el más destacable ha sido el de la también populista Keiko Fujimori, hija del ex presidente Alberto Fujimori condenado a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad. El acto fue en el barrio de San Juan de Lurigancho, el mayor distrito electoral limeño y lugar preferido del fujimorismo desde hace años para darse un baño de masas.
Los demás candidatos prefirieron la capital para sus mítines de fin de campaña, y entre ellos ha destacado el de Keiko Fujimori, que congregó a más de 20.000 personas en el barrio periférico limeño de San Juan de Lurigancho, lo que demostró el arraigo del fujimorismo en estas zonas populares. La aspirante de Fuerza 2011, que ha congregado a unas 20.000 personas, según la prensa local; ha vuelto a reivindicar el legado de su padre el mismo día en que se cumplían dos años desde la lectura de la condena contra éste en la base naval de El Callao. Keiko ha dicho que "gran parte del reconocimiento, de la confianza" que recibe "se debe al recuerdo, a la gratitud por las obras y por los logros del mejor presidente de Perú: Alberto Fujimori". Tras estas palabras, la multitud ha estallado en júbilo: "Chino, chino, chino", gritaban.
El expresidente Toledo eligió el céntrico Campo de Marte como escenario de su último mitin, en el que consiguió reunir a más de 10.000 personas, pero según los medios peruanos el ambiente no tuvo la euforia de otros encuentros anteriores, tal vez debido a la vertiginosa caída del ex mandatario en los últimos sondeos de opinión. Ello, a pesar de que el aspirante a un segundo mandato por el movimiento Perú Posible ha recibido hoy el respaldo explícito de Mario Vargas Llosa, del ex secretario general de la ONU Javier Pérez de Cuéllar, y de otros intelectuales peruanos como el artista Fernando de Szyszlo. Toledo ha repetido ante sus seguidores que no debían arriesgarse a un "salto al vacío" ni "patear el tablero", en alusión a los riesgos que supone votar por Humala o Fujimori como los dos candidatos "antisistema".
Toledo había pedido el apoyo del histórico Partido Aprista del actual presidente Alan García e incluso la formación de una coalición anti-humala con PKK y Castañeda, que fue rechazada por estos últimos. Mientras tanto, el Apra solo se ha limitado a decir que no apoyará a ningún candidato que atente contra la democracia, en referencia a Humala, sin decantarse a favor de Toledo ni ninguno de los otros aspirantes.
El acto menos multitudinario ha sido el del economista Pedro Pablo Kuczyinski, que ha elegido la céntrica Plaza San Martín -escenario político histórico de Lima- para celebrar su mitin de cierre de campaña ante unas 2.000 personas, en el que no ha faltado una interpretación de flauta traversa con el que ha deleitado a sus seguidores. Kuczynski, que fue ministro de Economía con Alejandro Toledo, ha vuelto a asegurar que es el candidato más preparado para mantener el actual nivel de crecimiento y de inversión, a la vez que para paliar las desigualdades del país.
Diario El País