Uno de ellos también será el próximo inquilino de Palacio de Gobierno


Nadine Heredia y Mark Villanella han acompañado a sus respectivos esposos durante toda la campaña. La primera tuvo en la última recta una agenda propia
Jueves 02 de junio de 2011 - 03:06 pm 
(Fotos: Reuters)
Nadine Heredia y Mark Villanella, esposos de los candidatos a la presidencia Ollanta Humala y Keiko Fujimori, respectivamente, han tenido en esta campaña electoral un protagonismo aparte al de sus parejas. Ella podría convertirse luego de este domingo en la primera dama y él en el primer caballero (nominaciones no oficiales en el país) del Perú.
Nadine es una comunicadora social limeña de 35 años (14 años menor que Humala) y Mark un administrador de empresas estadounidense, nacionalizado peruano, de 36.
Sus perfiles son distintos. Ella ha demostrado tener un mayor interés en la vida política y se presenta como cofundadora del Partido Nacionalista Peruano. Tuvo un alto en la campaña debido al alumbramiento de su tercer hijo (Samin), aunque continuó vía Twitter, pero luego retomó su activa participación. Y en esta última semana tuvo una agenda propia en algunas ciudades.
Villanella, quien se ha caracterizado por tener un perfil más bajo, se sumó a la campaña de su esposa en los últimos días de enero luego de pedir una licencia en la transnacional donde labora. Se le ha visto repartir propaganda de manera entusiasta en distintos actos proselitistas de su esposa.
Junto a ellos llegarían a Palacio sus respectivos hijos. La pareja Humala Heredia tiene otras dos hijas (Illariy y Nayra), mientras que los Villanella Fujimori tienen a dos pequeñas (Kiara y Kaori).
LOS CUESTIONAMIENTOS
No solo los candidatos han sido blanco de críticas y cuestionamientos. A Heredia se le acusó de recibir 4.000 dólares mensuales de un periódico vinculado al chavismo, lo que para sus opositores significaba un financiamiento encubierto a Humala.
Heredia refutó que los pagos fueron por su labor como consultora. El caso fue archivado por el Ministerio Público. En los últimos días también se difundieron Wikileaks que la vinculaban con una ex funcionaria diplomática venezolana.
Villanella también estuvo en el ojo de la tormenta hace unos días cuando Univisión reveló que en el 2000 su padre fue condenado a tres años de libertad condicional por defraudación tributaria. El esposo de la candidata reconoció el hecho, aunque dijo que su padre no llegó a ser encarcelado. También atribuyó la denuncia a una guerra sucia.
Esta noche seguramente los veremos acompañando a sus parejas en los mítines de cierre. ¿Se animarán a decirle algo a sus simpatizantes?