Esta es la hora cumbre de la Quinua

Ángel Manero Campos Director de Promoción de Negocios de Sierra Exportadora

Nuestras poblaciones preíncas e Inca, en los Andes, no tenían a la carne como una de sus principales fuentes alimenticias, tampoco se consumía leche o huevos. Algo de pescado fresco llegaba a Cuzco a través del sistema de tambos y chasquis.

Pero es imposible pensar en el desarrollo de una civilización sin una fuente proteica de origen animal o vegetal que contenga todos los aminoácidos esenciales que requiere nuestro organismo. ¿Cómo pudieron nutrirse nuestras civilizaciones andinas milenarias?  La respuesta estuvo en la Quinua.

La quinua es un grano vegetal completo pues además de tener una excelente composición de aminoácidos en su proteína, también es una fuente de energía con sus carbohidratos y fuente de fibra necesaria para una buena digestión.
Hoy podemos sumar además la funcionalidad del grano para producir una amplia gama de derivados desde panificación, fideos, hojuelas, barras energéticas, bebidas nutricionales, productos para la piel y hasta jabones.

El Perú tiene en la quinua la gran posibilidad de llevar los beneficios de la economía de mercado por encima de los 3,000 m.s.n.m. en nuestra región andina.
Allí donde las condiciones climáticas hacen difícil el desarrollo de otros cultivos. Esta situación hace del Perú un país con ventajas comparativas para desarrollar quinua ya que podemos poner en valor tierras que por lo general tienen un bajo costo. Solo en nuestra región Puno podemos pensar en desarrollar 100,000 nuevas hectáreas de quinua, claro está, en la medida de la demanda de los mercados.

La tendencia de la demanda de los mercados es a seguir aumentando. En los últimos cinco años las exportaciones han crecido a una tasa promedio anual del 30%. En 2013 celebramos el Año Internacional de la Quinua con la convocatoria de la ONU, nos encontramos en el mejor escenario del marketing para un producto donde abunda el publicity (publicidad gratuita).

Es decir, el hecho que todos los medios de comunicación hablen de la quinua genera un escenario ideal para la penetración de mercado con el objetivo de masificar puntos de venta y expandirlos hacia nuevos mercados.
Debemos tener en cuenta que cuando la demanda sobrepasa el crecimiento de la oferta, los precios aumentan y eso es lo que ha venido pasando con la quinua últimamente.

De 1.20 soles el kilogramo que se pagaba hace cinco años, ahora se paga más de 3.00 soles al agricultor en la misma chacra.
La quinua está cada vez más cara para el consumidor, pero el principal beneficiario es el pequeño productor que ahora recibe más ingresos por sus productos, allí en las zonas más pobres de nuestra región andina. Es decir, un proceso de redistribución de riqueza espontánea.

Debemos seguir acelerando la locomotora de la promoción de la quinua porque tenemos potencial para crecer rápidamente en oferta.
En ese sentido, Sierra Exportadora ha empezado la campaña de promoción de consumo en el Perú, empezando por lo gourmet, es decir, hacer de nuestra quinua un producto apreciado en sabor y estatus, de modo que se posicione en los hábitos de consumo de todos los estratos de la población.

Los técnicos de Sierra Exportadora también promueven un concepto bastante prometedor que es la "Quinua Fusión", esta estrategia busca vincular a la quinua con las principales corrientes culinarias del mundo, además de la peruana, como son la francesa, italiana, mediterránea, china, japonesa e hindú.

Es decir, simultáneamente a la promoción de nuestra comida peruana también vamos incorporando insumos a las culinarias más consumidas en el mundo.
En este escenario, ¿dónde están los retos para nuestra quinua? ¿Cómo hacemos para mejorar la competitividad del cultivo y la cadena logística, cómo mejoramos la productividad en el campo y bajamos los costos unitarios de producción para el agricultor?
Crecer sostenidamente empieza por el mercado indudablemente y es algo donde se ha avanzado mucho, nos queda entonces el reto de desarrollo de la oferta.
Los retos empiezan por desarrollar el mercado de semillas certificadas, una buena semilla es la base para altas productividades y allí el Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA) y los empresarios privados tendrán un mayor protagonismo.

Adicionalmente debemos tecnificar la siembra, un distanciamiento apropiado de las semillas es necesario para asegurar una buena fotosíntesis de las futuras plantas; el siguiente reto es tecnificar la cosecha y almacenamiento para asegurar la inocuidad y calidad del producto. 

También el reto de la investigación para desarrollar variedades de quinua con menos contenido de saponina que haga más rápido y eficiente el procesamiento.
En la quinua, nadie nos para y serán los siguientes cinco años, los años donde veamos realmente cómo el aumento de ingresos de los productores se refleja en la mejora de su calidad de vida. 

"Sierra Exportadora ha empezado la campaña de promoción de consumo en el Perú, empezando por lo gourmet, es decir, hacer de nuestra quinua un producto apreciado en sabor y estatus, de modo que se posicione en los hábitos de consumo de todos los estratos de la población."