Shincal: La huella Inca en Argentina

De la mano de Boy Olmi recorremos El Shincal, la antigua capital meridional del imperio inca en el Noroeste Argentino. Se encuentra ubicado en la localidad de Londres de la actual Provincia de Catamarca. Funcionó a fines del XV como un centro político y administrativo distribuyendo a lo largo del Tawantinsuyu las materias primas y objetos manufacturados resultantes del trabajo de las comunidades autóctonas conquistadas durante la expansión del imperio. Fue también un centro ceremonial en donde se realizaba fiestas y celebraciones a las que acudía gran cantidad de personas. Así el Inca demostraba su poder y generosidad en la búsqueda de construir una identidad social que incluyera a los diferentes pueblos que formaban parte del Tawantinsuyu. Su influencia cultural se manifiesta aún en nuestros días.

Shincal también llamado El Shincal o Shincal de Quimivil, es una ciudad precolombina actualmente en ruinas que se encuentra en el departamento Belén de la provincia argentina de Catamarca. En su plaza de armas (o plaza central) fue descuartizado el cacique Juan Chelemín luego de ser derrotado en el Primer alzamiento Calchaquí.
Las ruinas del complejo del Shincal se ubican hacia las coordenadas 27°40′S 67°10′O, esto es a unos 6 km al noroeste de la pequeña ciudad de Londres y unos 25 km al oeste-sudoeste de la ciudad de Belén. El terreno en el que se halla emplazado el Shincal es un pequeño y escabroso valle de la precordillera que antecede a los Andes en el sector llamado Sierra de Quimivil

CARACTERÍSTICAS:
Aunque existen vestigios preincaicos que indican al Shincal como un asentamiento poblado por los paziocas y se encuentran rastros de la cultura Belén, el lugar cobró importancia tras la invasión quechua y durante un período que va desde ca. 1481 al 1536. El motivo para que resultara
 un centro importante de la dominación incaica se entiende al notar que era un nudo o encrucijada del
 kapak ñan (camino grande o "camino del Inca") entre el antiguo Tucumán anexado al Tawantinsuyu y el Kiri-Kiri o zonas del centro y norte de Chile a través del paso de San Francisco. Por este motivo el Shincal, con una planta de 24 hectáreas, fue dotado de una plaza central con un ushnu (pequeño montículo piramidal símbolo del poder incaico), y un centenar de edificaciones tales como diversos depósitos (kollkas y tampus) así como una especie de importante cuartel con viviendas de pirca
(paredes de piedra) del tipo kallanka, tales pabellones rectangulares parecen haber servido tanto como habitaciones comunales tanto como fábricas (en especial, textiles); se encuentran asimismo restos de murallas también de pirca.
Tras la caída del Tawantinsuyu y el temprano ingreso de los conquistadores españoles (Diego de Almagro en 1536) la pequeña ciudad precolombina, que habría reunido a unas 800 personas, fue paulatinamente despoblada para desestructurar las defensas que oponían los aborígenes diaguitas
(pazioca ), en su lugar se fundó y pobló la ciudad catamarqueña de Londres fundada por los españoles en 1558.
La Fundación de Historia Natural Félix de Azara montó un moderno museo de sitio, que funciona también como un centro de interpretación de este sitio arqueológico.